shhhh...take it easy...

Buenas buenas...este fin de semana largo, con un primero de mayo mediante, que por lo menos en Montevideo no hubo nada para hacer, hizo que obligatoriamente baje las revoluciones....

Eso, junto con la experiencia que viví hoy, ya está, me puso a pensar en cómo me gustan que se hagan las cosas. Cuento lo de hoy... llamé ayer a Juan, el peluquero/estilista y como ese día él no podía y el jueves que era el otro día que yo podía tampoco estaba disponible, me dijo de que vaya hoy domingo. Si, hoy. Ya sé, es domingo. Si, eso mismo. Pero como él es el que atiende, solo él, qué problema? Yo ninguno!!! al fin hago algo productivo un domingo!!!

Hoy a las 15 hs estaba ahí. Quedé fascinada con el lugar!!! antes me atendía en su casa, pero es verdad que no era tan cómodo, por lo cual decidió mudar su peluquería a una cuadra de su casa, en el mismo lugar donde su amiga tiene un restaurante "Jacinta". Si, como les digo. Una entra por una puerta central que tiene dos alas: a la izquierda voy hacia las mesas a comer, hacia la derecha me topo con Juan. Ni cerca de haber aromas fuertes, todo lucía y olía como de película, rico, agradable, fresco...

Es super lindo! tiene todos los muebles como rescatados de remates, lindos combinados con una pared tapizada por anuncios de revistas viejas y entre los objetos un asiento de barbero!!!

Tiene como un balconcito, donde la gente preguntaba cosas, como muy inocentemente (precios, horarios, etc). También había un niño con su abuela, aparentemente deben pertenecer al restaurante, que entraron y lo saludaron, Juan le dio un caramelo y como era "hora de comer", el placer fue vedado :( y se fueron.
Me encantó ese ambiente de entre casa, de barrio, odio las peluquerías que las mujeres se miran de refilón...mirar revistas sin contenido...y el chusmerío... y las millones de mujeres hablando... no soporto esos escenarios, por eso prefiero hombres para mi pelito, no porque crea que los hombres tienen más habilidad, sino por su carácter, que no me hablen pavadas.

Juan es como un slow stylist... cada persona tiene su hora, su tiempo y su atención personalizada, y él hace todo, no tiene a nadie que ayude ni nada. La atención se plantea desde otra óptica. Por ende, no sentís que te despachan... Y quizás haya lugares más baratos, pero yo prefiero esto, que toda mi experiencia sea buena, desde el lugar, la atención, la charla, los consejos que me da... todo...

Y ahora voy a un dato que me pasó Juana (Juaneta) que es de un slow food que hay por Francisco Ross (o Ross, no me acuerdo cómo se escribe). Es el dueño quien te atiende y prepara el plato...él solito...idem Juan... Y según entendí tiene 4 mesas, no más porque es imposible hacer todo y la idea es que tampoco corra. Cuando te sentás te dice el tiempo aproximado en que te puede atender. Sin correr... tranqui...

Esto me parece que da un feedback al profesional de la materia que es impresionante, ver la cara de si le gustó tu plato, qué te dicen, quedarte conversando y que te cuente por ejemplo, cómo le surgió hacer ese plato...no sé...

Este concepto de slow (slow fashion también lo aplica ana livni) me interesa y mucho como consumidora. No me tengan corriendo, prefiero esperar y disfrutar lo que consumo. Ya vivo corriendo todo el día como para que algo me siga acelerando...No, al contrario, vendeme paz, tranquilidad, una charla amena, interesante, que el día que elegí ir a hacerme los reflejos, comer algo o comprarme ropa, sea una experiencia diferente. Esto fomenta el comercio justo, que no hayan terribles "behind the scenes" como pasan con los pobre bolivianos.... vos ves todo ahí, sos partícipe activa de eso y yo al menos pago y me tientan este tipo de emprendimientos.

Aprovecho para pasar el dato de este restaurante "Jacinta" al lado de lo de Juan... tiene muy buena pinta para ir un sábado o domingo al mediodía... Carlos Gardel y Paraguay.

besos!

Comentarios

Papersome ha dicho que…
Hace rato que estoy de paseo por tu blog y es tan, pero tan disfrutable tu lectura!
Me encanta la actitud slow, si al final de cuentas nos pasamos corriendo sin apreciar matices!
Lo de Juan debe ser uno de esos lugares a tener en cuenta cuando necesitamos un mimo y que nos recuerden que a pesar del consumismo casi demencial que vivimos, todos buscamos un lugar cálido y sin pretensiones.
Un ¡bravo! por Juan y por su clientela por supuesto, que sale de allí seguramente más linda todavía.
Besos!
Patricia
serrana varela ha dicho que…
Tal cual Patricia! salí renovada en todo aspecto! Este finde si puedo voy al mediodía al resto que hay ahí mismo "Jacinta"...

Si me preparan comida como de olla o algo bien caserito...mmmm...seré la fan nº1... el otro que recomendé sé que es bastante más caro... será cuestion de juntar unos pesitos..jaja

Qué lindo día!!!!!!!!!!!

Entradas populares de este blog

Un nuevo estado de la materia: CROCANTE!

Consejos para hacerte una unipersonal

Lambriz: no siempre es una mala palabra