Tiempo de reformas caseras!

Además del pilling, justo y necesario, decidí transformar dos sacos.
Este es el primero.


Era un sacón largo bien folk que compré en tristán.
Me quedaba medio grande, pero eso me gustaba... pero no había logrado ponérmelo.
Hoy, decidida a hacerlo, me di cuenta que los puntos eran muy abiertos, entonces me daba frío..
y siendo tan grande no admitía mucha ropa por debajo.
Mezcla de cosas que hacían que no me lo pusiera.

Entonces como ven en la foto de arriba, lo di vuelta.
Se ve bien claro en la espalda... la forma rara arriba de la cola es el cuello.
Lo que sobraba lo traje hacia adelante, lo plegué y lo cosí.
De esta forma se acumula el tejido en el pecho y abriga más.
Es como una bufanda integrada.

Mission accomplished!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para hacerte una unipersonal

Orejeras para grandes!

Un nuevo estado de la materia: CROCANTE!