Donde se sienta uno, se sientan dos, tres, cuatro...



Es interesante este ejemplo de abanico, no?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un nuevo estado de la materia: CROCANTE!

Lambriz: no siempre es una mala palabra

Consejos para hacerte una unipersonal