mis horquillas están en el agujero negro...

Según la definición que encontré en la web:

"Un agujero negro es un objeto con una gravedad tan fuerte que nada puede escaparse de él, ni siquiera la luz. Hay distintos tipos de agujeros negros, dependiendo de su masa."

El agujero negro de mi casa debe estar encarnado en un buen melenudo que toma propecia a cara de perro.
Porque no se roba cepillos de dientes, ni cucharas, ni curitas... se lleva horquillas y gomitas de pelo.
Sobre todo las nuevas, las que ya están vencidas te las deja.
Terrible vivo el agujero negro... me gustaría que se llevara la basura...
y los pelos que se me caen en la ducha... pero no... se lleva las horquillas útiles, esas que aún están fuertes...
tengo otras que incluso están bien, pero se les sale el borde redondeado... y son las que te incrustás en el cerebro y duelen ... esas no las agarra...y las que se cruzan y te arrancan mechones tampoco...
y mucho menos las gomitas con elástico vencido, ni las toca..

O sea, yo tiendo a divagarme pero esta vez intenté buscar una razón lógica,
y por ende me fui al método científico, a la observación e investigación...
y  dije "si hoy yo las tenía acá, cómo puede ser que no habiendo nadie más que yo
en mi departamento, ellas hayan desaparecido?"

Pasé como un monje tibetano mirándolas arriba de la repisa por dos días consecutivos.
Y ellas seguían ahí.. fue cuando me fui a trabajar que bajé la guardia...
Cuando volví, ellas ya no estaban....

Entonces busqué en esta comunidad de gente mucho mas freak que yo, qué cosa podía estar sucediendo
y encontré que evidentemente lo que pasaba era que el agujero negro me chupaba las horquillas,
dejándolas en el más allá, sin retorno. Estaba clavado, me dio rabia no haberme dado cuenta antes.
Lo que igual me sorprendía era la capacidad de discernir...sólo tomaba las buenas...
era una fuerza viva y con un razonamiento estético impresionante...
o que me odiaba y le encantaba mi look de Tina Turner.

Seguramente un "Sebastián" haya escrito esta definición en la web.
(porque la mayoría de los Sebastianes que conozco son gustantes de los extraterrestres,
 e incluso han pensado en algún momento que ellos mismos fueron extraterrestres, o que Jesús fue uno,
o que fueron raptados por ellos en algún momento de sus vidas).

Gracias a los Sebastianes que estudiaron estos fenómenos que a mi tanto me aburren, 
 hoy entiendo esto que pasa en mi hogar y por ende compro dobles los paquetes de horquillas...
y de paso también compro unos sapitos... de snacks nomás para el agujero negro...
...como el pasto que les dejabas a los camellos...

Si no puedes con tu enemigo, únete a él.
(no sea cosa que el día de mañana me empiece a afanar los zapatos!)

Comentarios

Maria Ines Paysse ha dicho que…
jajaj, brillante crayolita!

Entradas populares de este blog

Consejos para hacerte una unipersonal

Orejeras para grandes!

Un nuevo estado de la materia: CROCANTE!