Capítulo 2 del Mundo del Soltero: Domingo Coreano

Debí haberlo sabido, era muy obvio que era un domingo raro... pero raro-raro...
Entré en el centro del amor del barrio, nuestro tan amado Disco de Soca!

#1: sentirse única.
Ya entrada en la zona de la previa (fruvers), noto que dos masculinos miran, uno más que otro.
Yo muy de señora mayor que soy, hago caso omiso a tal insinuación, detengo mi carro, y elijo manzanas. Dejo que Pierri y su hijo agarren las mejores y tomo las de la punta con machucones. Semejante tamaño no se presta a contradicciones y mucho menos forcejeos. Cuarenta y tantos centímetros te separan de la vida y la muerte. Cuando levanto la vista el masculino más apuesto que ya había vichujeado estaba detrás mío, como posando para el amigo. Perpleja por la sorpresiva aproximación, el amigo le dice: "si, es increíble, te gustan todas del mismo estilo".... O sea, gustaba mío? o se estaba burlando por algo? qué es el mismo estilo? nerds? rotas? o simplemente caras de poca recordación y que te parecen todas iguales?
Serrana me pusieron, ni maría, ni susana, ni cleopatra.

#2: la duda.
Pero así como tengo mi amor propio, también tengo mis debilidades.... y el domingo es una.... había dormido poco luego de 7 hs de recital, con los 32 pinos encima, y una semana infernal cargadita encima del cuello. Créanme. Saltar cual adolescente durante horas se te nota en la cara dos semanas. 
No podía estar dando mi máximo...eso era seguro.... 

"Debo tener un moco colgando"´

"Debo haber pisado papel higiénico y lo vengo arrastrando desde el último baño público que fui"

"Debo tener una mancha en la cara, una alergia, un beso marcado"
(Imposible, pero fanteseé un rato con esa última imagen)

"No me debo haber puesto la prili y estoy de camisa abierta"
(prrrrr)

#3: no era el moco.
Pues no. Sigo mi camino de paso ya un poco más seguro, sintiéndome más linda en el recinto que Dios encontró para unir a la gente en Pocitos. A por ellos: vamos a los FIAMBRES! Una veterana que me llegaba al hombro, una chica de camperita de cuero y dos nenes. Un nene mira, lindos ojitos, pero yo dudando si no tenía esa mucosidad que se precipitaba al vacío desde mis fositas nasales, me alejo.
Tanteo. No, todo en orden, no hay moros en la costa. Me paro erguida, levanto la vista, pero ya se fue. 

#4: Mamá, me están peleando, venime a buscar, ya ordené todas mis barbies.
Tácate. Viene la chica al mostrador, se me pone muuuuuuuuuy cerca, casi rozándome y me mira fijo. A la primera mirás porque pensás que es alguien conocido y no te diste cuenta. La camperita de cuero ya me debería haber avisado que era guerra. Mucha actitud para un depremingo. Saqué la mirada para no dar a entender mi aceptación, pero ella sin inmutarse, me hace la marca personal.... mira y se acerca, yo mientras me voy a los lácteos, a buscar mayonesa, etc. Vuelvo y de nuevo, insiste. Logra ponerme nerviosa. Choco torpemente todos los carros para salir de esa zona hot y llego al queso philadelphia (phili para los amigos).
Me doy cuenta que no era mi carro. Sin ton ni son, pero en un pin pam pum, vuelvo y tomo mi carro.
Ella supongo se ríe porque ni la miro, estoy hecha encima de tanto miedo.

#5: estoy teniendo alucinaciones.
Cuando choqué los carros me debo haber mutilado un dedo, perdí sangre y claramente comienza la confusión. Pronto veré la luz blanca al final del túnel con el sorete de San Pedro en la puerta. Si una no se quiere morir, para qué te hacen una bienvenida? no es de muy mal gusto? En fin, ya debo estar entrando en ese clímax porque veo dos asiáticos...San Pedro... qué es esto???? Los dos coreanos me miran y hablan en su idioma, y de nuevo miran. Ellos son de hacerte la bobita, pero hay que tener cuidado, te esperan arriba del árbol 12 años igual para que te distraigas y te atacan cuando te olvidaste. Ah no, esos eran los vietnamitas, pero quien puede diferenciarlos. A estar atentos!

#6: todo es tan real como el coreano que te mira.
Me vuelvo a tocar la ñata, no hay moco, me toco los dedos y los tengo todos. 
Me doy cuenta que estoy viva y conciente y ellos siguen mirando. Está pasando. Ya mismo me quiero hacer una selfie con los niños envueltos de la carnicería, sólo para corroborar el mamut que tengo en la cara en la foto del celular. Como me parece demasiado boludo, y ya me hice la pendex en el recital de la noche anterior, opto por el amor propio y pensar que estoy en un buen día. Lástima que es domingo. Nah, descartado. Todas las miserias en este día las tenés en tu cara. 

#7: Soshua, encontramos a tu padre!
Es un domingo coreano. Es obvio. Hoy en un canal de novelas pasaron maratón de "El Príncipe de la Pasta", y mamá me obligó a verlo en la tele. Es una novela coreana que te invita a cerrar la puerta sobre tus propios dedos. Era obvio que algo estaba mal. La realidad no se puede percibir tal cual es si una mira 2 capítulos donde Soshua descubre que su hermana Bing Bing le ocultó quién era su padre. 
Mirar llorar a un coreano, siendo traducido en neutro, es un marronazo en la frente. 

#8: todo dicho.

Salgo con mis bolsas llenas, y al levantar la vista, una piña en la cara con la respuesta que busqué todo el mísero día. A buen entendedor...


Pan quemado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para hacerte una unipersonal

Hay olor a... cardigans para hombres...

Lambriz: no siempre es una mala palabra