Poliester es el próximo nombre de perro que tengo preparado. Garufa iba a ser Poliester, pero tenía cara de Garufa.

martes, 19 de junio de 2012

Quedarse o correr? esa es la cuestión.

Hoy te voy a dar claves para moverte en una reunión a partir de los 31 años.

Si bien es fácil y debe parecer espontáneo, tenés que saber hasta cuánto podés sobrevivir en una charla con algunos grupos humanos, y no tan humanos. Hay gente que si bien no tiene antenitas debería probárselas porque irían perfecto con sus charlas sociales.

Sector 1: 
Lo peor para una mujer de 31 y sin hijos: que hablen de hijos.
Siento que la gravedad me afecta los músculos de la frente y poco a poco toda mi cara comienza a pesar y caer, aunque por momentos hace gestos de pregunta, como diciendo "ah si?". No porque me interese, sino para demostrar atención y no ser mal educada. Eso jamás. Aunque me gustaría pararme en el centro de la ronda y decirles: por qué en vez de hablar de sus pezones destrozados, o si la caca es blanda, durita u homogénamente amarillenta, no hablan de algo que las refresque, que las devuelva oxigenadas a la vida pestilente que están llevando? Y sino, no se quejen. No me estropeen la reunión! Hablen de los grandes y fuertes,  inteligentes y sanos que son sus criaturas. 

Sector 2:
Los que hablan de los grandes y fuertes, inteligentes y sanos que son sus criaturas. 
Y además del puestazo que tienen, de las pocas horas que trabajan y del MBA que están por arrancar.
Mis días tienen 24 hs, mi semanas 7 días y mi proyección a futuro hoy no puede ser pensada en más de 3 días hacia adelante. Porque hacia atrás si, es mucho más fácil, pensás lo que te faltó hacer, en cómo se te fue el tiempo, etc. Pero no. Este grupo humano reitera reunión a reunión todo lo bueno y brillante de su vida. 
Al resto nos aburre. Porque si es el desgraciado que habla por fin desde los últimos orejones del tarro, es una voz nueva, te alegrás, lo felicitás, te surge todo y por cambio de roles nomás ya te vas contenta de la reunión. Pero tiene que llegar Mr. o Mrs. Éxito para dejarte pensando que le erraste de carrera, de marido, de barrio, de trabajo y de vida. Gente como vos no queremos, no vayas más!!!

Sector 3
Los rotos.
Este grupo humano siempre se ha caracterizado por gozar de la vida más bohemia. Siguen saliendo, se divierten, tienen muchos amigos y mucha noche. No ansían la vida de los grandes, sino que son adolescentes  eternos. Los Peter Pan. Esta vida está buenísima escucharla, aunque te haga sentir una vieja de mierda, (encima sin porvenir, como los perfectos del grupo anterior). Con estos te tenés que quedar un buen rato, porque te actualizan y podés exportar alguna anécdota divertida a otra reunión, entendés? Si sos bien careta, la podés contar como una historia propia, si no te da el cuero (porque algo de dignidad quedó de la semana pasada), la compartís con el grupo y de todas formas te lo van a agradecer. Este grupo a veces se pone denso cuando arranca el alcohol en exceso y te tiran la de: "por qué trabajás en una oficina? porque querés o porque te parece que está bueno?"...y vos le explicás que estás juntando plata para la casita y ellos te hablan de viví el hoy, carpe diem y la mar en coche. 
Son divinos hasta esta parte, cuando se dispare el detonador "oficina", rajá. 

Sector 4
Incendio en lo de Rochi
He notado que con los años una dice más lo que piensa en la reuniones, y al llegar a viejas veo que ya no te importa nada. Dónde está el límite? Eso mismo estoy estudiando. En varias reuniones las mujeres nos hemos desinhibido y hablamos más francamente de sexo. Pero cada vez más traemos el tema a la reunión. Yo me acuerdo cuando tíos o amigos de mis padres tiraban comentarios "picantes" y yo quería salir corriendo. Hoy veo que es mi generación la que comienza a patinar en esta pista. Y lo peor.... me parece divertidísimo... lo que me pone desde el otro bando. Una cagada. Me encanta cuando una toma la palabra y dice todas las porquerías que le hicieron, hace y haría. No somos amigas, a ver. Controlen dopping. Yo puedo guardar el secreto, pero hay muchas que van a jugar a "pasala y agrandala". En esta reunión hay que quedarse un buen rato, traer mucho vino, y que los hombres se manejen, se vayan, hagan lo que quieran. El incendio arrancó y es un master de vida. Un MBA de experiencias útiles y de auto-determinación (controlar que el vino no te nockee tan rápido como para que empieces a contar hazañas). Un rato y a otro grupo.

Sector 5
El síndrome de Diógenes: amorralar la basura de tu casa (o la parejas que se pelean en público).
Simplemente las detesto, sobre todo si tienen hijos y se echan culpas, sacan trapitos, acolchados, ropero, freezer de dos puertas al sol, y miran a los demás como para que opinen. Vos con cara de "a mi ni me mires". A veces tratás de bajar el calor de la discusión y tirás un "bueno Nati, él te ayuda con esto, no es nada despreciable".... para qué!!!...redobla la apuesta, ella le dice que hace eso pero que no sirve para más nada, él le dice que ella mira la tele, ella le dice que es porque es impotente y bueno... a esa altura lo estás escuchando desde la puerta porque todos reptaron por esquivar los vasos, floreros, piezas de arte que vuelan por el aire... Cuando arrancan así...huí sin mirar hacia atrás. No te perdés de nada. 

Sector 6
Las flacas
Me gustaría decirles a las flacas que comen como bestias, que no ocupen este sector, ya que la gente perfecta pertenece a otro y no me parece que se anden repartiendo y copando grupos ajenos. Júntense y mátense en un solo grupo, ok? Este grupo es para lo que sobra. Pero ojo, en la variedad puede estar la diversión. Tirás un "qué dicen del aborto che? "mientras que hacés un gesto con la mano que te pasen la coca, así, como quien no quiere la cosa...o "matrimonio homosexual"..o "el nombre del hijo de Natalia Oreiro, y sus declaraciones", "gasto público", "irak-irán", "el puchero pronto de tienda inglesa", "la paz mundial", etc. Sino funciona con temas polémicos, apelá a los recuerdos. El uruguayo se relame contando historias pasadas.... o hablá de enfermedades, otro que nos encanta...todo el mundo empieza a contar las operaciones que tuvo, las fracturas, las cicatrices y es inevitable el "tocá acá". Punto álgido de la noche. 
Pero se viene la picada. A partir de los 30 ya empezamos a achacarnos, poco, pero hay gente que le encanta decir las pastillas que toma. Ahí me aburrí. O convidan o me voy.

Por ahora les adelanté estos 6 grupos. Hay más por supuesto.
Se los iré dando con cuentagotas. No sea cosa que se empachen.

Salú.